SISTEMA CONSTRUCTIVO

El presente método constituye un conjunto monolítico de gran resistencia estructural, con una previsión de durabilidad muy superior a los sistemas tradicionales y a todos los sistemas construidos por elementos prefabricados ensamblados en obra.

Por ser un sistema totalmente hermético, no hay posibilidad de fugas de líquidos, con la consiguiente garantía de no contaminación ni la presencia de humedades visibles.

Por todas las cualidades y soluciones indicadas, comprobadas en obras ejecutadas en los últimos 20 años, le ofrecemos este método para que lo aplique en la futura ampliación con total garantía de que habrá escogido el mejor, por lo que habrá acertado plenamente en su decisión.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

CARACTER͍STICAS TÉCNICAS

El sistema que presentamos está suficientemente probado y resuelto, desplazando definitivamente a la obra tradicional y a un sinfín de sistemas prefabricados de construcción.

El sistema y su forma constructiva permite la construcción de nichos de hormigón armado (in situ) perfectamente vibrado, resultando incluso impermeables a líquidos y gases. La hermeticidad se consigue cerrando el nicho con una tapa de hormigón armado con mortero expansivo.

El método está basado en un tipo de encofrado modular, realizado con moldes de poliéster reforzado, trabajando tipo encofrado túnel; estos moldes son los que una vez colocados, alineados y hormigonados, forman el nicho.

El hormigón que se utiliza es de resistencia característica fck=250 Kg./cm2. con árido máximo de 12 Mm.; el acero es de resistencia característica 5100 Kg./cm2. Una vez vertido el hormigón y tras un vibrado muy cuidadoso y prolongado, se deja que inicie su fraguado y adquiera consistencia suficiente para poder retirar los moldes, lo cual se consigue después de 18 a 22 horas del vertido, en condiciones atmosféricas normales.

Debido al uso del árido pequeño, al buen vibrado y a la calidad de la superficie del molde, se consiguen paredes de nichos con un excelente acabado, que puede quedar visible en su parte frontal sin desmerecer por ello el conjunto.

La retirada de moldes se efectúa por medios hidráulicos adaptados para realizar la tracción necesaria para desprenderlos del hormigón; la facilidad de este proceso de desmoldeado se ve favorecida por el uso de un desencofrante adecuado y preparado para este fin.

PROCESO CONSTRUCTIVO

Se inicia la construcción de un módulo de nichos con la excavación del terreno para ubicar la solera del edificio; se extiende a continuación un hormigón de limpieza que permite el inicio de la confección de la losa de hormigón armado que tiene como particularidad que en su cara superior tiene una ligera pendiente del 1% hacia su parte posterior. Esto se debe a que esta solera trabaja como base de la primera planta de nichos y estos siempre tienen una pendiente hacia su interior del 1% para poder actuar, si fuera menester, de depósito de todos los líquidos que un cadáver desprende durante su descomposición; estos líquidos suelen ser desprendidos durante un período de unos diez meses aproximadamente y el hormigón puede ir absorbiéndolos sin ninguna muestra exterior de humedad.

Sobre la losa se montan los moldes correspondientes y en los perímetros laterales y traseros se sitúan unos encofrados metálicos estudiados especialmente para este trabajo; todo este tipo de encofrados va perfectamente alineado y arriostrado a la solera con esperas de acero corrugado que salen de la losa y que al hormigonar quedan dentro de los muros.

Con el hormigón aún fresco se clavan unas varillas de hierro en posición vertical formando solape con las hormigonadas y sirviendo de esperas para encajar la armadura de la próxima planta. Los edificios de nichos de construyen con juntas de dilatación verticales de entre 8 y 10 metros de ancho, realizándose la junta separando en dos el muro vertical 10 CMS. entre dos nichos, no variando así el espesor de las paredes verticales.

La cubierta puede ser rematada con diferentes soluciones en función del punto de vista estético-arquitectónico; de igual modo ocurre a las paredes laterales. Las bocas de los nichos también pueden tratarse a base de aplacado con piedra natural, artificial, etc., aunque su acabado inicial en hormigón es suficientemente digno y permite ser pintado con pinturas plásticas de estuco, mostrando un acabado de calidad.

ESTUDIO TÉCNICO